El Servicio CGQZ es el servicio oficial, exclusivo y a tiempo completo de cirugía de urgencias Hospital Quirónsalud de Zaragoza 24 horas durante 365 días. El Servicio CGQZ es el responsable de intervenir a los pacientes que precisan intervención quirúrgica urgente. Así mismo es el Servicio de Cirugía de referencia para el resto de especialidades del Hospital Quirónsalud Zaragoza.


Las urgencias quirúrgicas más frecuentes son:



La mayoría de urgencias se pueden operar por vía laparoscópica sin realizar grandes incisiones. La laparoscopia ofrece importantes ventajas: menor dolor postoperatorio, recuperación más rápida, menor estancia en el hospital, etc. Y por estos motivos nuestro equipo apuesta por esta vía no solo en la cirugía programada si no también en las intervenciones urgentes. Aunque en algunas ocasiones estará indicada la cirugía abierta, según el estado del paciente y sus antecedentes previos.

APENDICITIS AGUDA

¿Qué es la Apendicitis aguda?

La apendicitis es la inflamación del apéndice, que se encuentra en el intestino grueso en la zona inferior derecha del abdomen. En la mayoría de ocasiones no se puede determinar una causa clara, puede que se obstruya por heces o que se inflame en contexto de una infección intestinal. Aunque se cree que es una enfermedad de la infancia lo cierto es que puede aparecer a cualquier edad, tanto en mujeres como en hombres. En las personas mayores el diagnóstico es más complicado ya que suelen presentar menos dolor y los síntomas son menos específicos.


Saber más sobre la Apendicitis aguda

COLECISTITIS AGUDA

La colecistitis aguda es la inflamación de la vesícula biliar. La causa suele ser la obstrucción del conducto cístico (por piedras o barro biliar) ocasionando inflamación de las paredes de la vesícula e infección.

Los síntomas más frecuentes son dolor en hipocondrio derecho (parte alta del abdomen), fiebre y náuseas y vómitos.

El diagnostico, basado en la historia clínica y exploración física debe incluir una analítica de sangre y pruebas de imagen. La ecografía suele ser suficiente pare el diagnostico, aunque en ocasiones es necesario realizar un TAC abdominal para confirmarlo o descartar posibles complicaciones.

El tratamiento de la colecistitis aguda dependerá del tiempo de evolución del cuadro, por ello es importante saber cuándo comenzaron los síntomas. Si no han pasado más de 3-4 días desde el inicio del dolor el tratamiento es quirúrgico. La colecistectomía laparoscópica es de elección.

Si ha pasado más tiempo el riesgo de la cirugía aumenta y es preferible tratar con antibióticos intravenosos y esperar un tiempo para realizar la intervención de forma programada.

OBSTRUCCIÓN INTESTINAL

La obstrucción del intestinal suele ser causada por procesos benignos a nivel del intestino delgado, aunque algunos tumores del colon pueden causar obstrucción al crecer y condicionar una obstrucción intestinal.

La causa más habitual de obstrucción del intestino delgado son las bridas o adherencias postoperatorias. Tras una cirugía abdominal anterior puede tener lugar un proceso cicatricial que obstaculiza el transito normal del intestino. Esto no tiene por qué ocurrir en todos los pacientes con antecedente de cirugía previa, pero cuando ocurre la obstrucción suele ser debido a ello.

En pacientes sin antecedente de cirugía abdominal previa, las causas más habituales son las hernias abdominales o inguinales complicadas y los tumores de colon.

¿Qué síntomas produce la obstrucción intestinal?

El transito normal del intestino se ve obstaculizado. Los primeros síntomas son náuseas y vómitos, dolor abdominal intermitente como “rayadas’’, distensión (hinchazón) del abdomen y dificultad para expulsar gases y realizar deposición.

Cuando no se diagnostica y trata a tiempo el intestino puede dilatarse llegando incluso a perforarse, produciendo una peritonitis con síntomas como dolor continuo, fiebre, hipotensión y taquicardia.

¿Cómo se diagnostica la obstrucción intestinal?

La historia clínica y la exploración física por parte de un profesional son fundamentales. La analítica de sangre nos indica el grado de severidad de la obstrucción. La radiografía de abdomen permite comprobar la dilatación de asas intestinales y el TAC abdominal permite diagnosticar la causa y el lugar de la obstrucción.

¿Cómo se trata la obstrucción intestinal?

El tratamiento será diferente en función de la causa de la obstrucción.

El paciente generalmente requiere ingreso hospitalario para comenzar con tratamiento sintomático y de soporte. Es necesario mantener una dieta absoluta (no comer ni beber) y en algunos casos la colocación de una sonda nasogástrica (tubo que se introduce por la nariz y conecta con el estómago) para evacuar el contenido del mismo y evitar que pase al intestino permitiendo así que este recupere su movilidad normal.

En la mayoría de pacientes con cuadros leves de obstrucción causados por adherencias estas medidas suelen ser suficientes. En ocasiones puede ser necesaria la intervención quirúrgica si con estas medidas no se resuelve el cuadro.

Dependiendo del grado de obstrucción y situación del paciente se puede realizar por vía laparoscópica o abierta mediante una incisión en la línea media del abdomen.

En los casos en que la obstrucción este causada por una hernia el tratamiento será quirúrgico.

Si la causa es un tumor de colon el tratamiento final será la cirugía para extirpar el tumor, pero en algunas ocasiones se pueden utilizar prótesis expandibles como puente a la cirugía para solventar la situación de obstrucción y afrontar la intervención en mejores condiciones.

En este sentido, nuestro equipo fue pionero a nivel mundial, publicando el procedimiento en 1994 (Dis Colon Rectum 1994;37(11):1158-9.doi:10.1007/BF02049822) y cuenta con una amplia experiencia.

HERNIA COMPLICADA

Las hernias se originan por defectos de resistencia de la pared abdominal en situaciones en las que aumenta la presión abdominal. Cuando el contenido de una hernia, que normalmente entra y sale, queda atascado y produce dolor intenso estamos ante una hernia complicada.

En estos casos la cirugía urgente es necesaria ya que el contenido de la hernia (que suele ser intestino delgado) puede dejar de recibir riego sanguíneo y llegar a perforarse. La cirugía consiste en reparar el defecto herniario y colocar una malla para evitar que se reproduzca.

Todas las hernias pueden complicarse por este motivo lo ideal es operarlas cuando se detectan, antes de que crezcan demasiado o produzcan complicaciones.

ABSCESOS

Los abscesos son colecciones de pus y lo más frecuente es que estén producidos por bacterias que colonizan habitualmente la piel. La infección de la raíz de un folículo piloso es lo más frecuente. Los abscesos perianales (Click para enlace a sección abscesos anales) son también muy frecuentes, al infectarse las glándulas anales que están bajo la piel del ano.

Los síntomas son inflamación con aparición de un bulto, enrojecimiento y calor de la zona y dolor.

Se suele iniciar un tratamiento antibiótico, pero en muchos casos en necesario un drenaje quirúrgico de la cavidad.

Dependiendo de la zona la intervención se realiza con anestesia local, locorregional o sedación, y se realiza un corte en la piel sobre la zona afectada. Durante el postoperatorio se requieren curas, al principio diarias y después se van espaciando hasta que se consigue la cicatrización de la cavidad (por segunda intención, es decir, no se cierra con puntos de sutura al tratarse de una zona infectada).