Cáncer esófagico

¿QUE ES EL CÁNCER DE ESÓFAGO?

Representa el sexto tumor  mas frecuente del aparato digestivo en España, siendo mas frecuente en varones que en mujeres. La edad más habitual de presentación es entre los 55 y los 70 años,  no suele afectar a personas de menos de 40 años.

 ¿CUALES SON LOS FACTORES DE RIESGO PARA EL CÁNCER DE ESÓFAGO?

Se han determinado algunas situaciones o aspectos que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de esófago:

  • Consumo de tabaco.
  • Consumo de alcohol.
  • Factores dietéticos (alimentos con alto contenido de nitrosaminas como ahumados, carnes en conserva…)
  • Reflujo gastroesofágico severo.
  • Obesidad.
  • Sexo masculino.
  • Edad.
  • Antecedentes de radioterapia y/o otros tumores en cabeza y cuello.

¿QUÉ SÍNTOMAS PRODUCE?

En sus etapas iniciales, el cáncer de esófago produce muy pocos síntomas y puede diagnosticarse de forma casual en estudios realizados por otros motivos. Conforme el tumor se va desarrollando, puede producir alguno de los síntomas enumerados a continuación. La aparición de alguno de estos síntomas, sobre todo en pacientes mayores de 60 años, hace recomendable la consulta con su médico:

  • Disfagia (o dificultad para tragar) que se establece de forma progresiva (primero para alimentos sólidos y finalmente también para líquidos). Es el síntoma más frecuente.
  • Pérdida de peso
  • Dolor retroesternal
  • Otros síntomas infrecuentes (sangrado, disfonía, hipo…)

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

La prueba indicada cuando se sospecha un cáncer de esófago es una endoscopia digestiva alta, que nos permite diagnosticar la lesión esofágica, tomar biopsias para confirmar su malignidad y conocer a que parte del esófago afecta.

Una vez establecido el diagnostico, son necesarios otros estudios para conocer la extensión de la enfermedad  (TAC, PET-TAC, eco-endoscopia…). Con la información obtenida en estas pruebas, podemos  conocer muchas de las características del tumor y planificar el tratamiento más adecuado para cada paciente.

¿QUE TRATAMIENTOS PRECISA?

El cáncer de esófago es un patología poco frecuente pero con un alta letalidad. Para asegurar los mejores resultados en cuanto a calidad de vida y supervivencia, es fundamental la colaboración efectiva de varios especialistas (oncólogos, cirujanos, digestólogos, radioterapeutas, radiólogos…). La valoración individualizada de cada caso en Comité Oncológico es imprescindible para ofrecer al paciente el mejor tratamiento posible, sea quimioterapia, radioterapia, cirugía o cualquier combinación de las mismas (lo cual suele ser habitual).

¿COMO SE OPERA EL CÁNCER DE ESÓFAGO?

El Servicio de Cirugía General Quirón Zaragoza cuenta con amplia experiencia en cirugía esofágica, poniendo al servicio de nuestros pacientes todas las herramientas para conseguir los mejores resultados.

  • Trabajo en equipo. Las decisiones sobre el tratamiento de cada paciente se toma de forma individualizada tras valoración en Comité Oncológico. La colaboración estrecha con el resto de especialistas implicados en el tratamiento de esta patología es fundamental e imprescindible. El Instituto Oncológico Quironsalud Zaragoza ofrece una atención integral a los pacientes con cáncer esofágico, asegurando la máxima calidad asistencial.
  • Valoración y optimización preoperatoria. La cirugía esofágica supone una agresión considerable. La optimización del estado basal del paciente es clave para que pueda afrontar con las máximas garantías la intervención y el postoperatorio. Para ello, contamos con especialistas en nutrición que permiten mejorar el estado nutricional de estos pacientes de forma previa a la cirugía.
  • Cirugía laparoscópica avanzada. La utilización del abordaje laparoscópico para la cirugía esofágica ha demostrado claras ventajas en cuanto a dolor postoperatorio, estancia hospitalaria, complicaciones de herida quirúrgica y respiratorias. En el Servicio de Cirugía General Quirón Zaragoza contamos con la tecnología y la experiencia técnica necesarias para ofrecer estas ventajas a nuestros pacientes.
  • Cirugía oncológica radical. El objetivo de la cirugía del cáncer de esófago es extirpar el tumor garantizando unos márgenes de seguridad estén libres de enfermedad. Para ello es necesario extirpar un segmento del esófago (mayor o menor en función de la localización del tumor) y del tejido linfoganglionar que lo rodea. Esta operación se conoce como esofaguectomía y, en función de las características del tumor, puede requerir acceso abdominal, torácico y/o cervical. Tras la extirpación del esófago, es necesario conectar el remanente esofágico con el resto del circuito intestinal para permitir que el bolo alimenticio siga su progresión. Para ello habitualmente se utiliza una plastia tubular confeccionada con el estómago, que sustituye al esófago extirpado. La realización de este tipo de cirugía por equipos experimentados se considera fundamental para asegurar una adecuada radicalidad y minimizar las complicaciones postoperatorias.
  • Seguimiento postoperatorio exhaustivo. La cirugía esofágica es considerada de alta complejidad, y es posible que en el postoperatorio aparezcan complicaciones potencialmente graves (sobre todo a nivel infeccioso y pulmonar) pudiendo  ser necesario contar con diferentes especialistas  (UCI, radiólogos, intervencionismo, endoscopia…). En el  Servicio de Cirugía General Quirón Zaragoza  disponemos de todas las herramientas necesarias para garantizar los mejores resultados, colaborando estrechamente con especialistas experimentados en tratar con nuestros pacientes.

 

¿ES NECESARIO UN SEGUIMIENTO POSTOPERATORIO?

Una vez dada el alta hospitalaria, los pacientes que intervenimos han de seguir un seguimiento oncológico estrecho que se lleva a cabo por los profesionales forman parte del Instituto Oncológico Quirónsalud Zaragoza. Es una parte fundamental del manejo de estos pacientes, garantizando resultados óptimos también a largo plazo.