Cáncer gástrico

¿QUE ES EL CÁNCER DE ESTÓMAGO?

El cáncer de estómago o cancer gástrico es un tumor maligno que se genera a partir de las células de la mucosa gástrica.

Representa aproximadamente el 6 % de todos los cánceres siendo el quinto tumor más frecuente a nivel mundial, si bien es cierto que su incidencia viene condicionada por una gran variabilidad geográfica (más de la mitad de los casos se concentran en Japón, Corea y China y, sin embargo, es poco frecuente en Europa y Estados Unidos).

Es un tumor que suele aparecer en pacientes mayores de 60 años y que afecta más frecuentemente a varones que a mujeres.

 

 

¿CUALES SON LOS FACTORES DE RIESGO PARA EL CÁNCER DE ESTÓMAGO?

Existen algunas situaciones que aumentan la posibilidad de desarrollar un cáncer de estómago, lo que además explica por qué es más frecuente en unas regiones que en otras:

Factores dietéticos. Las dietas con alto contenido en salazones y  ahumados y pobres en verduras y fruta, aumentan el riesgo de padecer cáncer gástrico.

Factores ambientales. La mala preparación y conservación de los alimentos así como el consumo de agua en mal estado, pueden favorecer la aparición de cáncer de estómago.

Hábito tabáquico. Fumar predispone a la aparición de varios tumores, entre ellos el de estómago.

Factores genéticos / familiares

Enfermedades previas. Hay algunas enfermedades que pueden aumentar la probabilidad de padecer cáncer gástrico (infección por H. pylori, gastritis crónica, pólipos gástricos, reflujo gastroesofágico…). El antecedente de cirugía gástrica previa también puede aumentar el riesgo.

¿QUÉ SÍNTOMAS PRODUCE?

Habitualmente el cáncer gástrico no produce síntomas hasta fases avanzadas, por lo que, cuando se diagnostica precozmente, se hace de forma casual a través de pruebas solicitadas por otros motivos.

Cuando produce síntomas, estos suelen ser inespecíficos (nauseas, dolor abdominal epigástrico, sensación de plenitud precoz, pérdida de peso, cansancio…). En algunas ocasiones, el cáncer gástrico se manifiesta mediante una hemorragia digestiva alta, que puede producir hematemesis (vómitos con sangre) o melenas (heces negras). Si la hemorragia es mínima, puede producir una anemia crónica que solo se ponga de manifiesto en una analítica.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Ante la aparición de alguno de estos síntomas, es recomendable la consulta con su médico para un estudio adecuado. La realización de una endoscopia digestiva alta nos va a permitir diagnosticar el tumor de estómago, valorar sus características (localización, tamaño, signos de sangrado…) y confirmar su malignidad mediante la toma de biopsias.

Además, una vez confirmada la lesión tumoral, es necesario realizar un estudio de extensión que permita clasificarla y conocer determinadas características de la enfermedad que pueden condicionar el tipo de tratamiento que va a recibir el paciente. En este estudio de extensión es habitual la realización de un TAC toraco-abdomino-pélvico para valorar la presencia de enfermedad tumoral fuera del estómago. También pueden ser necesarias otras pruebas más específicas como PET-TAC, ecoendoscopia y/o laparoscopia exploradora.

¿QUE TRATAMIENTOS PRECISA?

La atención al paciente con cáncer gástrico ha de ser integral y multidisciplinar. Se ha demostrado ampliamente que solo así pueden obtenerse los mejores resultados en cuanto a calidad de vida y supervivencia. En este sentido, el Servicio de Cirugía General Quirón Zaragoza participa en la actividad del Instituto Oncológico Quironsalud Zaragoza, formando parte del Comité Oncológico.  En estas reuniones, los diferentes especialistas implicados en el diagnóstico y tratamiento del cáncer gástrico discuten cada caso de forma individualizada para consensuar cuales son los mejores tratamientos para cada paciente y coordinarlos de la forma más óptima. Una estrecha colaboración de nuestros cirujanos con oncólogos, endoscopistas y radiólogos es fundamental para optimizar los resultados en el tratamiento del paciente con cáncer gástrico.

La estrategia terapéutica a desarrollar va a depender de características del paciente (edad, enfermedades previas, situación nutricional…), de características del propio tumor  y de los tratamiento disponibles. El tratamiento de los tumores gástricos es complejo pudiendo utilizarse quimioterapia, radioterapia y/o cirugía. En el Comité Oncológico se discute cada caso de forma individualizada para decidir cuál de estas herramientas utilizar y en que secuencia, con el fin de obtener los mejores resultados para nuestros pacientes.

¿COMO SE OPERA EL CÁNCER DE ESTÓMAGO?

El papel de la cirugía en el tratamiento del cáncer de estómago puede tener diferentes enfoques:

  • Diagnóstico. Hay ciertos casos de cáncer gástrico en los que, antes de plantear un tratamiento definitivo, es necesaria la realización de una laparoscopia exploradora. Consiste en la exploración de la cavidad abdominal mediante incisiones mínimas, se realiza bajo anestesia general y su objetivo es valorar la afectación de los órganos abdominales y la extensión del tumor, permitiendo además la eventual toma de muestras si es posible. Es una prueba invasiva que puede aportarnos información relevante de cara a plantear un tratamiento adecuado del tumor.
  • Cirugía con intención curativa. Se aplica en aquellos pacientes que son candidatos a una resección completa del tumor. En este sentido, la radicalidad en la extirpación del tumor es clave para obtener los mejores resultados a largo plazo, siendo necesario la realización de una gastrectomía (extirpación del estómago que puede ser completa o parcial en función de la localización y el tipo de tumor) y una linfadenectomía amplia (extirpación de las cadenas ganglionares sobre las que más frecuentemente metastatizan los tumores de estómago). Posteriormente es necesario realizar una reconstrucción del tránsito digestivo que asegure la progresión del bolo alimenticio al intestino delgado, para lo que suele ser necesario confeccionar un circuito con varias anastomosis digestivas. En su conjunto es una cirugía técnicamente exigente y con gran impacto en la evolución del paciente con cáncer gástrico ya que de la calidad oncológica de la resección  va a depender su pronóstico a largo plazo. Contar con equipos de cirujanos con experiencia en el tratamiento de este tipo de tumores es fundamental para conseguir los mejores resultados. Además, con la aplicación de las técnicas de laparoscopia avanzada, se consigue aportar al paciente beneficios en cuanto a dolor postoperatorio, recuperación precoz y reducción del tiempo de hospitalización. En el  Servicio de Cirugía General Quirón Zaragoza contamos con un equipo profesional en disposición de ofrecer al paciente todos los beneficios de la cirugía laparoscópica manteniendo la máxima calidad que se exige para la resección oncológica del tumor.
  • Cirugía con intención paliativa. Existen determinados casos en los que la extensión del  tumor y/o su diseminación fuera del estómago  hacen que el paciente no sea candidato a una cirugía radical. Habitualmente estos pacientes reciben tratamiento con quimioterapia o radioterapia, pero existen algunas situaciones (sangrado, oclusión…) en las que puede ser recomendable una cirugía con carácter paliativo, orientada exclusivamente a mejorar la calidad de vida del paciente. Estas decisiones pueden ser delicadas, por lo que la valoración individualizada en Comité Oncológico y la estrecha colaboración con Oncología son fundamentales para dar al paciente la mejor atención y minimizar los síntomas de su enfermedad.

¿ES NECESARIO UN SEGUIMIENTO POSTOPERATORIO?

Después del tratamiento del cáncer gástrico y tras el análisis anatomopatológico de la pieza quirúrgica, es necesario controlar la evolución del paciente para detectar recaídas de la enfermedad tumoral. El riesgo de recaída es más frecuente durante los primeros años aunque luego va descendiendo paulatinamente, siendo muy poco frecuentes a partir de los 5 años tras la operación. Durante este seguimiento es habitual solicitar pruebas de imagen, analíticas y de endoscopia. El seguimiento de nuestros pacientes se lleva a cabo por los profesionales del  Instituto Oncológico Quirónsalud Zaragoza, tratando de dar al paciente continuidad y confianza en sus cuidados.