Qué operamos HÍGADO Y PÁNCREAS Colangiocarcinoma Intrahepático

Colangiocarcinoma Intrahepático

¿Qué es el colangiocarcinoma intrahepático?

Es el segundo tumor primario maligno del hígado más frecuente. Este tumor se origina a partir de las células de los conductos biliares que están dentro del hígado.

Son más frecuentes en varones y suelen aparecer entre los 50 – 70 años.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La mayoría de los conlangiocarcinomas son esporádicos.

En el sudeste asiático se ha relacionado con la infección biliar por algunos parásitos.

En países occidentales el factor de riesgo más importante es la colangitis esclerosante primaria (enfermedad autoinmune en la que los propios linfocitos del paciente destruyen por error las células de los conductos biliares).

También se ha relacionado con la presencia de litiasis en el interior de los conductos biliares del hígado, con malformaciones congénitas de la vía biliar, con enfermedades inflamatorias del intestino, con enfermedad hepática crónica por  virus de la hepatitis B y C o por consumo excesivo de alcohol,  con la diabetes mellitus, la obesidad y el tabaquismo.

¿Cuáles son los síntomas?

Esta enfermedad no suele producir síntomas.

En casos avanzados puede producir un aumento del tamaño del hígado, cansancio, pérdida de peso, dolor abdominal, sudores nocturnos o ictericia ( colocación amarillenta de la piel y de las mucosas)

 

¿Cómo se diagnostica?

Para el diagnóstico es útil la realización de  pruebas de imagen como la tomografía computarizada y la resonancia magnética, con las que se identificará la lesión y además permiten establecer el tamaño,  la localización y relación con el resto de estructuras hepáticas y posibles lesiones satélites.

Puede ser útil la solicitud de marcadores tumorales como el Antígeno Carcinoembrionario (CEA) y el Antígeno carbohidrato (CA 19.9), pero no son completamente específicos de esta enfermedad, es decir, que puede elevarse en otras situaciones.

En pacientes con un hígado sano, en los que se sospeche esta lesión y sean candidatos a resección quirúrgica, no es necesaria la realización de una biopsia hepática (tomar una muestra previa a la cirugía), no obstante sería la forma de establecer el diagnóstico definitivo.

 

¿Cómo se trata?

El único tratamiento potencialmente curativo es la resección quirúrgica con márgenes libres que podrá llevarse a cabo en aquellos pacientes en los que sea posible extirpar toda la enfermedad dejando un remante hepático suficiente siempre y cuando la enfermedad esté confinada únicamente en el hígado.

En casos de colangiocarcinoma avanzado que hayan sido intervenidos o que no hayan sido candidatos a cirugía puede administrarse quimioterapia y valorar el uso o no de radioterapia.

 

¿Cómo se opera?

Según la localización del tumor se realizará la resección de la porción del hígado que esté afecto dejando márgenes sanos.

En ocasiones, si el tumor está localizado en la parte central del hígado, puede ser necesaria una resección más extensa, que abarque una mitad del hígado junto con la vía biliar y los ganglios linfáticos de esa zona.

 

¿Qué seguimiento realizamos?

Los controles serán realizados tanto por Oncología como por Cirugía con una valoración médica y exploración en consultas externas y mediante la solicitud de pruebas de imagen.