Qué operamos HÍGADO Y PÁNCREAS Quistes hepáticos (hidatidosis y quistes serosos)

Hidatidosis Hepática

¿Qué es la hidatidosis hepática?

Son quistes que se forman en el hígado a consecuencia de la infestación por larvas de Echinococcus granulosus.

¿Cómo se produce?

La infestación se produce al ingerir  agua o alimentos contaminados que contienen huevos de Echinococcus, o bien por contacto directo con perros parasitados por la tenia o forma adulta de este helminto. Los huevos en el intestino humano liberan embriones (Scólex) que atraviesan la mucosa y diseminan por la sangre hasta llegar a los órganos, siendo los más frecuentes el hígado y el pulmón. Esta enfermedad afecta habitualmente a determinadas regiones, como son los países del Mediterráneo, África del Norte, América del Sur, Norte de China, India, Australia y Nueva Zelanda, fundamentalmente en áreas rurales.

¿ Cuáles son los síntomas de la hidatidosis hepática?

En la mayoría de los casos los pacientes no presentan síntomas, sin embargo en ocasiones pueden producir dolor abdominal, ictericia , cólicos hepáticos, o complicarse dando lugar a fiebre, fenómenos de anafilaxia o reacciones alérgicas y rotura del quiste con diseminación a la cavidad abdominal.

¿ Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se establece mediante determinaciones serológicas, que valoran la presencia de antígenos y anticuerpos frente al Echinococcus granulosus y por pruebas de imagen como la Ecografía, la TAC y la RNM, en las que se podrá observar la presencia de estos quistes y determinar en que fase evolutiva se encuentran, ya que pueden ser quistes activos, es decir, con embriones en el interior del quiste con capacidad de reproducirse y dar lugar a nuevos quistes, o bien tratarse de quistes inactivos.

¿Cómo se trata?

En los casos de quistes asintomáticos inactivos puede realizarse observación periódica En quistes asintomáticos pero activos se recomienda el tratamiento quirúrgico. Otra opción que se podría realizar, aunque en casos muy seleccionados, sería el tratamiento médico con Albendazol  por vía oral junto con la punción del quiste por radiología intervencionista, instilación de una sustancia escolicida en el interior y aspiración del contenido. En quistes sintomáticos o complicados, independientemente de que sean activos o inactivos estaría indicado el tratamiento quirúrgico.

¿Cómo se opera la hidatidosis hepática?

La intervención ideal, con menor riesgo de complicaciones y de recurrencia sería la cirugía radical del quiste mediante una quistoperiquistectomía total, que consiste en la resección completa del quiste o bien mediante una resección hepática que incluya mayor cantidad de tejido hepático junto con el quiste.  Una opción u otra dependerá del número de quistes, localización y las relaciones anatómicas de esos quistes con las diferentes estructuras del hígado. En algunos casos se puede realizar una cirugía conservadora, eliminando el contenido del quiste y extirpando parcialmente la pared del quiste, pero conlleva una mayor tasa de complicaciones y de recidiva. Ambos procedimientos pueden realizarse tanto por vía abierta, a través de una incisión por debajo del reborde costal o bien por vía laparoscópica, con mínimas incisiones.

Quistes Serosos: Quistes Simples Esporádicos

¿Qué son los quistes serosos?

Los quistes hepáticos simples son lesiones quísticas benignas producidas por una anomalía del desarrollo hepático. Actualmente se desconoce cual es el origen concreto de estas lesiones congénitas. Pueden ser únicos o múltiples y de tamaño variable, llegando a ocupar gran parte del hígado.

¿Qué síntomas producen?

Generalmente son asintomáticos, sin embargo, cuando son de gran tamaño pueden producir dolor o comprimir estructuras adyacentes dando lugar a ictericia, aumento del perímetro abdominal o sensación de plenitud precoz tras la ingesta de alimentos. Estos casos son más frecuentes en mujeres a partir de los 50 años. En ocasiones estos quistes pueden sufrir complicaciones como sangrado o infecciones ocasionando un dolor brusco abdominal.

¿Cómo diagnosticamos los quistes serosos?

El diagnóstico de estas lesiones suele ser un hallazgo casual en pruebas de imagen como son la ecografía de abdomen, la tomografía (TAC) o la resonancia magnética, en las que se observará una formación redondeada, de contenido líquido, sin tabiques ni calcio en su interior. Es fundamental descartar otro tipo de lesiones hepáticas que pudieran tener un potencial maligno.

¿Cómo se tratan?

En el caso de que los quistes sean de pequeño tamaño y asintomáticos no precisarán tratamiento quirúrgico, pero realizaremos un seguimiento en consultas a nuestros pacientes mediante ecografías para valorar si hay cambios o no de esas lesiones. Si durante unos años no mostraran cambios no serían precisos más controles. Cuando los quistes son grandes y han ocasionado síntomas el tratamiento aconsejado es la fenestración quirúrgica, que consiste en aspirar el contenido del quiste y extirpar la pared del quiste que protruye, cirugía que realizamos en nuestro equipo de forma laparoscópica con mínimas incisiones y una rápida recuperación.

Poliquistosis Hepática

¿Qué es la poliquistosis hepática?

La poliquistosis hepática es una enfermedad hereditaria poco frecuente en la que existen múltiples quistes hepáticos de distintos tamaños. En la mayoría de los casos se asocia a la presencia de poliquistosis renal.

¿Qué síntomas produce?

Aunque es una enfermedad benigna, puede ocasionar problemas importantes, por el gran volumen que puede alcanzar el hígado dando lugar a dolor, distensión abdominal y compresión de otros órganos. Es infrecuente que se produzca una insuficiencia hepática, sin embargo la enfermedad renal si puede cursar con insuficiencia.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico  se establece por pruebas de imagen (ecografía, TAC y RNM)

¿Cómo se trata?

En los casos asintomáticos no estaría indicado el tratamiento quirúrgico, sin embargo cuando aparecen síntomas podría indicarse un tratamiento quirúrgico, que en función  del número y tamaño de los quistes podría ser desde una fenestración hasta una resección mas amplia del hígado o incluso un trasplante hepático.