Qué operamos HÍGADO Y PÁNCREAS Tumores benignos de hígado

Tumores benignos de hígado

Hiperplasia nodular focal

¿Qué es la hiperplasia nodular focal?

Se trata de una lesión hepática benigna que se origina por un daño en la circulación venosa del hígado que da lugar a conexiones arteriovenosas y una fibrosis central de aspecto estrellado. Afecta más frecuentemente a mujeres de mediana edad y la mayoría son asintomáticos.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se lleva a cabo mediante pruebas de imagen, recomendándose la TAC y la Resonancia Magnética. Se debe descartar otro tipo de lesiones como el adenoma hepático. En caso de que se sospeche una hiperplasia nodular focal no estaría indicado realizar una biopsia hepática.

¿Cómo se trata?

No está indicado el tratamiento quirúrgico, ya que el riesgo de malignización es excepcional. Únicamente se realizará una resección hepática en caso de presentar síntomas o de que existan dudas en el diagnóstico. Así, por norma general ,se aconsejaría observación y seguimiento mediante ecografía anual durante 2 o 3 años en aquellas mujeres que estén tomando anticonceptivos orales. No es necesario el seguimiento en pacientes asintomáticas que no tomen anticonceptivos.

Adenomas

¿Qué es un adenoma hepático?

El adenoma hepático es una tumoración benigna en la que tiene lugar una proliferación de células similares a los hepatocitos normales pero que se disponen de forma desorganizada. Afecta más frecuentemente a mujeres jóvenes o de edad media.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los factores de riesgo que predisponen a la aparición de esta lesión son la toma de anticonceptivos orales de forma prolongada, el embarazo, los anabolizantes, el alcoholismo, la obesidad, la diabetes mellitus, la glucogenosis (enfermedades por almacenamiento de glucógeno) y algunas mutaciones genéticas.

¿Qué síntomas producen los adenomas hepáticos?

La mayoría de las veces los adenomas hepáticos no producen síntomas, sin embargo, en caso de sangrado o rotura del mismo, pueden llegar a cursar con dolor abdominal o síntomas gastrointestinales.

¿Cómo se diagnostican?

El diagnóstico de estas lesiones se establece por pruebas de imagen como son la ecografía con contraste, la TAC y la resonancia magnética. Con esta última podremos valorar el subtipo de adenoma. En caso de duda diagnóstica con otro tipo de lesiones puede realizarse un PET-TC. Existen 5 subtipos de adenomas hepáticos que se comportan de manera diferente, lo cual condicionará el tratamiento a seguir. Para identificar el subtipo puede ser útil la realización de una biopsia hepática ( tomar una muestra de la lesión mediante punción abdominal con anestesia local) y analizar el perfil inmunohistoquímico.

¿Cómo se tratan?

Se recomienda el cese de la toma de anticonceptivos orales. Está indicado realizar una intervención quirúrgica para extirpar la lesión sólo en algunos supuestos, dado que el riesgo de malignización del adenoma es poco frecuente (3-7%):
  • Ser varón.
  • Adenoma mayor de 5 cm.
  • Produzcan síntomas o sangrado.
  • Antecedente de glucogenosis.
  • Mutación de β-Catenina en el estudio inmunohistoquímico.
  • Crecimiento de la lesión a pesar de haber suspendido la ingesta de anticonceptivos orales.

¿Cómo se operan?

La intervención consiste en la extirpación de la porción del hígado que contiene la lesión. Esta cirugía se realiza con anestesia general y puede llevarse a cabo a través de una incisión en el abdomen o mediante laparoscopia.

Otros