Apendicitis aguda

¿Qué es la Apendicitis aguda?

La apendicitis es la inflamación del apéndice, que se encuentra en el intestino grueso en la zona inferior derecha del abdomen. En la mayoría de ocasiones no se puede determinar una causa clara, puede que se obstruya por heces o que se inflame en contexto de una infección intestinal. Aunque se cree que es una enfermedad de la infancia lo cierto es que puede aparecer a cualquier edad, tanto en mujeres como en hombres. En las personas mayores el diagnóstico es más complicado ya que suelen presentar menos dolor y los síntomas son menos específicos.

¿Qué síntomas produce la Apendicitis aguda?

Los síntomas típicos son Dolor en la fosa iliaca derecha (zona inferior derecha del abdomen), fiebre (temperatura mayor de 38 ºC) y náuseas y vómitos. Esta asociación de síntomas solo se da en el 50% de los pacientes, lo que hace que el diagnóstico no resulte tan sencillo. La anorexia (falta de apetito) y la febrícula (temperatura menor de 38ºC) están presentes en casi
todos los pacientes.

¿Cómo se diagnostica la Apendicitis aguda?

El diagnóstico se basa en una sospecha clínica; es muy importante la historia que relata el paciente y la exploración abdominal y se confirma mediante pruebas de imagen y analítica de
sangre
.

La Ecografía abdominal es muy útil para el diagnóstico y para descartar otras enfermedades. Sin embargo, a veces no se encuentran hallazgos concluyentes y hay que realizar otras pruebas.

El TAC es muy fiable y también permite descartar otras patologías.

Cuando no llegamos a un diagnostico con las anteriores pruebas de imagen, pero la sospecha clínica es alta el cirujano puede plantear la Laparoscopia exploradora. Es una intervención quirúrgica, se realiza bajo anestesia general y permite confirmar la apendicitis realizando la apendicetomía al mismo tiempo o diagnosticar otras causas. En mujeres en edad fértil donde el diagnostico diferencial con patología ginecológica (inflamación de la trompa, rotura o torsión de un quiste ovárico, etc.) es a veces difícil puede ser una opción útil.

¿Qué complicaciones puede tener la apendicitis aguda?

Es importante realizar un diagnóstico y tratamiento precoz que impida la progresión de la apendicitis hacia formas complicadas como:

Perforación y peritonitis:

El apéndice puede perforarse y ocasionar una peritonitis, lo que agrava el pronóstico, en muchos casos requiriendo tratamientos más prolongados y que puede incluso poner en riesgo la vida del paciente.

Plastrón apendicular:

En ocasiones la apendicitis evolucionada (cuando han pasado varios días desde el inicio del cuadro) no progresa hacia la perforación sino hacia la formación de un plastrón. Es decir, la grasa abdominal contiene la infección. En estos casos el tratamiento consiste en ingreso para administrar antibiótico intravenoso y plantear la operación meses más tarde cuando la inflamación haya desaparecido.

¿Cómo se trata la Apendicitis aguda?

El tratamiento de la apendicitis es quirúrgico, salvo en los casos que se haya formado un absceso o plastrón alrededor del apéndice, como se ha comentado.

La intervención habitual es la APENDICECTOMIA LAPAROSCOPICA:

Bajo anestesia general, se realizan tres pequeñas incisiones en el abdomen (menores a 1 cm) que nos permiten visualizar la cavidad abdominal y realizar la intervención, extrayendo el apéndice por la incisión del ombligo.

La recuperación postoperatoria es rápida, pudiendo dar el alta hospitalaria a las 24-48 h de la intervención.
El paciente podrá reincorporarse a su vida habitual en 1 semana, evitando la realización de esfuerzos físicos durante un mes.