Nevus/Melanoma

¿Qué es un nevus?

Los nevus melanocíticos son comúnmente llamados pecas o lunares, son lesiones cutáneas benignas muy frecuentes que se encuentran en la práctica totalidad de la población. Están formados por células pigmentadas llamadas melanocitos. Pueden ser lesiones planas o bien sobreelevadas, y pueden tener un color variable desde rosado o color carne a marrón oscuro o negro.

Son lesiones benignas, aunque algunos nevus pueden evolucionar a melanoma.

¿Qué es un melanoma?

Un melanoma es un cáncer de piel. Se origina por el crecimiento descontrolado de los melanocitos.

tipos de melanomas en la piel

¿Cómo se controlan los nevus?

Cuando un paciente presenta nevus lo adecuado es seguir revisiones periódicas en la consulta de dermatología.

Según las características de una lesión pigmentada, se considerará que presenta mayor o menor riesgo de ser un melanoma.

Para establecer esta sospecha se utiliza la regla ABCDE:

melanoma en la piel

¿Cómo se tratan los nevus?

Si una lesión resulta sospechosa el tratamiento es quirúrgico y consiste en una intervención quirúrgica sencilla bajo anestesia local, sin ingreso y que permite al paciente volver a su rutina habitual de forma inmediata.

Todas las lesiones extirpadas son analizadas en laboratorio de Anatomía Patológica para confirmar o descartar la presencia de melanoma.

 

¿Cómo se tratan los melanomas?

Una vez extirpada una lesión, si se confirma que es un melanoma, se analizan los bordes de la pieza extirpada y el grado de infiltración en la piel de la lesión. Así mismo se realiza una exploración general radiológica mediante alguna de las siguientes pruebas:

  • Tomografía computerizada (TC) para investigar la posible afectación de los ganglios linfáticos o de otros órganos.
  • Resonancia magnética (RNM)
  • Tomografía por emisión de positrones (PET-TC)

Para saber en qué fase o estadío está el melanoma se utiliza el sistema de estatificación  es de la American Joint Committee on Cancer (AJCC) , en vigor desde enero de 2018. Se clasifican por el sistema TNM siendo la T la profundidad en la que penetra el melanoma en la piel, la N la existencia o no de adenopatías tumorales y la M las metástasis.

Con estos parámetros se decide si es necesario hacer una ampliación y resecar más tejido en la zona donde se ubicaba la lesión y la exploración de los grupos ganglionares que puedan estar afectados mediante la exploración del ganglio centinela, en la que se busca y analiza el primer ganglio de drenaje ganglionar en la zona correspondiente de la zona de la lesión (Frecuentemente axilar o inguinal).

Cuando el melanoma está en estadío avanzado el tratamiento además de la extirpación puede incluir quimioterapia y radioterapia.

En esta patología es imprescindible contar con un equipo multidisciplinar como es el Instituto Oncológico, en el que trabajan especialistas de Oncología, Dermatología y Cirugía General con gran experiencia y en el que se analiza cada caso de forma individualizada.