Quiste sebáceo

¿Qué es un quiste sebáceo?

Un quiste sebáceo es una bolsa que se forma bajo la piel y contiene una sustancia viscosa y grasa (Material sebáceo).

¿Hay que tratar siempre los quistes sebáceos?

En muchos casos el paciente simplemente nota un bulto en la piel (Gran espinilla), que no le causa problemas.

Si un quiste nunca ha dado problemas de infección no es necesario extirparlo, excepto en los casos en los que suponga un problema estético para el paciente.

¿Cómo se tratan?

Hay que diferenciar el tratamiento de un quiste sebáceo infectado y el tratamiento definitivo del quiste

QUISTE INFECTADO:

En ocasiones pueden presentarse episodios de infección del quiste sebáceo, aumentando de tamaño, adquiriendo coloración rojiza y presentando dolor progresivo. Si no se trata, estos síntomas evolucionan en unos días hasta que habitualmente se forma pus dentro del quiste.

En ocasiones, cuando la infección es leve, puede responder al tratamiento con antibióticos orales, pero en las ocasiones en las que se forma una bolsa de pus hay que realizar drenaje del mismo. Esto se realiza habitualmente en una sala de urgencias de forma sencilla y bajo anestesia local y sin necesidad de ingreso. Una vez extraído el pus la recuperación suele ser rápida en unos pocos días.

TRATAMIENTO DEFINITIVO:

Consiste en la extirpación completa de toda la bolsa que forma el quiste. Habitualmente se realiza cuando el quiste no está en episodio de infección y se lleva a cabo mediante anestesia local en el quirófano. Es una intervención sencilla y rápida que no precisa de ingreso hospitalario y el paciente puede reincorporarse a su actividad habitual de forma casi inmediata.

Los cuidados postoperatorios son sencillos y consisten en el lavado de la herida con agua y jabón en la ducha diariamente y retirada de los puntos en unos pocos días.