Eventraciones

¿QUE ES UNA EVENTRACION?

La eventración o hernia incisional se define como la protusión del contenido del abdomen a través de un defecto de la pared abdominal que se genera tras una cirugía. Es decir, son las hernias que se forman a través de las incisiones que practicamos los cirujanos en la pared abdominal.

Es una patología frecuente, que aparece entre el 10 -25 % de las incisiones que se practican en la pared abdominal. Existen varios factores de riesgo que pueden favorecer la aparición de hernia incisional, como son:

  • Obesidad / sobrepeso
  • Diabetes Mellitus
  • Inmunosupresión
  • Cirugía contaminada / infección de herida
  • Tipo de cirugía (oncológica, vascular…)
  • Técnica quirúrgica

La presencia de estos factores de riesgo, el tipo de cirugía y la evolución de la herida en la operación inicial, son condicionantes que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar una hernia incisional.

Como otras hernias, la eventración suele manifestarse como una tumoración intermitente que aparece con los esfuerzos físicos y desaparece en reposo, pudiendo ser dolorosa a la palpación. Con cierta frecuencia además puede provocar cuadros de oclusión intestinal por incarceración de las vísceras abdominales o por formación de adherencias.

 

¿COMO SE DIAGNOSTICA UNA EVENTRACION?

El diagnóstico de la eventración suele ser clínico, con una exploración física adecuada puede ser suficiente. En ocasiones, y más frecuentemente que en otro tipo de hernias, la exploración puede ser confusa y dudosa. La presencia de una cicatriz en el abdomen así como del material de sutura en la pared, pueden dificultar la exploración física haciendo que esta sea poco clara.

Es por eso que, en este caso, las pruebas de imagen pueden tener más interés que en otro tipo de hernias. Tanto la ecografía como, sobre todo, la tomografía computadorizada (TAC) puede ser relevantes para el diagnóstico y la caracterización de la hernia incisional. En muchas ocasiones, las características de la eventración van a condicionar el tratamiento quirúrgico de la misma, por lo que puede ser necesario una valoración por TAC para planificar la cirugía y valorar de forma individualizada la técnica a emplear en cada paciente.

 

¿CUAL ES EL TRATAMIENTO DE LAS EVETRACIONES?

Como en otras hernias, el tratamiento de elección es la cirugía. Las eventraciones son hernias más complejas que las inguinales o las umbilicales, pueden alcanzar un tamaño considerable, en una pared que ya ha sido intervenida y debilitada, todo ello en pacientes que, en la mayoría de casos, presentan factores de riesgo para volver a herniarse. Por ello es imprescindible contar con un equipo experimentado en el manejo de la pared abdominal con un conocimiento preciso de la anatomía y de las diferentes técnicas que pueden aplicarse, individualizando el tratamiento para cada paciente.

El empleo de mallas en la cirugía de la eventración es imprescindible para tratar de ofrecer al paciente un reparación eficaz. EL tipo de malla, su posición dentro de la pared abdominal y los métodos para fijarla pueden variar para adaptarse a las necesidades de cada paciente. Una correcta planificación preoperatorio es fundamental para asegurar los mejores resultados, incluyendo una valoración por TAC en pacientes con eventraciones recidivadas y complejas.

 

¿COMO ES LA RECUPERACION TRAS LA CIRUGIA?

La recuperación es más o menos precoz dependiendo del tamaño y las características de la eventración, lo que va a condicionar el tipo de cirugía. Habitualmente es necesario la utilización de drenajes, lo que puede alargar la estancia hospitalaria. La recomendación habitual es la reincorporación progresiva y lenta a la actividad habitual, con faja de contención abdominal y evitando sobresfuerzos físicos durante el primer mes postoperatorio.

 

¿PUEDE OPERARSE UNA EVENTRACION POR LAPAROSCOPIA?

Si, la cirugía de la eventración, como muchos otros procedimientos, puede practicarse por laparoscopia si se cuenta con la experiencia, habilidad y medios técnicos adecuados. Las principales ventajas que aporta con respecto a la técnica clásica es una recuperación funcional más rápida y una menor tasa de complicaciones en la herida quirúrgica (sobre todo para eventraciones grandes donde el tamaño de la herida quirúrgica por cirugía abierta es considerable). Es una técnica especialmente indicada en pacientes obesos, eventraciones recidivadas y con orificios múltiples en pared abdominal, ya que permite la correcta exploración de toda la pared y su reparación completa.