Qué operamos PROCTOLOGÍA Absceso y fístula anal

Absceso y fístula anal

¿Por qué aparecen los abscesos y fístulas anales?

Los abscesos y fístulas anales tiene su origen en las glándulas que existen en la zona interna del ano. En la mayor parte de los casos el origen es una inflamación de una de estas glándulas, dando lugar a un acúmulo de material purulento. Esta es la primera fase de la infección. En muchas ocasiones se cura definitivamente tras un tratamiento adecuado, pero en algunos casos se forma una comunicación entre esa zona interna del ano y la piel de alrededor del ano, que es lo que se denomina fístula anal. 

operacion fistula anal zaragoza

 

¿Cómo se diagnostica un absceso?

La aparición de un absceso anal suele ocurrir en días. Aumentando los síntomas de forma progresiva. 

  • Dolor anal
  • Hinchazón dolorosa en la zona anal
  • Manchado de pus o material sanguinolento sucio a traves del ano o la zona alrededor del ano.
  • Fiebre o sensación de malestar asociado a los síntomas expuestos anteriormente.

¿Cómo se trata un absceso perianal?

Cuando existe sospecha de absceso anal el tratamiento de urgencias consiste en drenar y dar salida al pus retenido para retirar la infección.  Habitualmente se realiza mediante una sencilla intervención quirúrgica. En casos muy iniciales pueden responder bien al tratamiento con antibióticos.

¿Cómo se diagnostica una fístula?

En los casos en los que una vez drenada la infección, persista el manchado de material purulento a lo largo de las semanas, o aparezca de nuevo absceso, indica que existe un trayecto residual, llamado fístula anal que requerirá de una intervención quirúrgica para extirpar este trayecto que comunica la zona interna del ano y la piel.

Para el diagnóstico de una fístula anal pueden ser útiles en algunos casos pruebas como la resonancia pélvica o la ecografía anal.

La exploración más util e importante siempre es la exploración directa 

por parte del cirujano, para observar las características del trayecto y su situación y así poder elegir la técnica quirúrgica mas adecuada en cada caso. 

¿Cómo se opera una fístula anal?

El tipo de intervención quirúrgica para tratar una fístula dependerá de la relación del trayecto con los músculos anales.

 En el Servicio de Cirugía General, laparoscópica avanzada y oncológica Quirón Zaragoza los especialistas en cirugía proctológica deciden qué técnica es la más adecuada según el tipo de fístula que presenta el paciente, para conseguir los mejores resultados con el menor riesgo de lesión de la musculatura anal. 

Esta intervención quirúrgica habitualmente precisa de solo un día de estancia hospitalaria y también puede realizarse de forma ambulatoria, sin necesidad de ingreso.

  • Fistulotomía: el cirujano corta la abertura interna de la fístula, raspa y elimina el tejido infectado.
  • Fistulectomía: se realiza extirpación de todo el trayecto de la fístula.
  • Técnica del colgajo (Endorectal Advancement Flap): es una técnica quirúrgica en la que se hace un corte en la mucosa interna anal para tapar el orificio interno, origen de la fístula.
  • Radiofrecuencia: se aplica energía de radiofrecuencia en el trayecto fistuloso para conseguir cicatrización del mismo
  • LIFT (Ligation of Intersphincteric Fistula Tract): es una técnica con buenos resultados en el tratamiento del trayecto fistuloso y que consigue mantener intacta la musculatura anal.

Cuidados tras cirugía de la fístula anal

Los cuidados postoperatorios tras la intervención quirúrgica consisten en lavados con agua templada frecuentes. Laxantes específicos para mantener un ritmo de deposiciones adecuado y un seguimiento estrecho en consulta de Cirugía.